CYNTHIA RODRíGUEZ – Italia: Sexo, mentiras y video

Posted on 7 novembre 2009

0


 

ROMA, 6 de noviembre (apro).- Primera escena: Una recámara donde se ve a un hombre que viste sólo una camisa; a su lado Natalie, un transexual de 37 años, de origen brasileño que está semidesnudo.

"Muéstreme sus documentos", se escucha una voz en off. El hombre de la camisa responde gritando: "No me arruinen, no me hagan daño". De inmediato la imagen lo sigue: se dirige hacia una mesita de la recámara en donde la pequeña videocámara encuadra algunas líneas de cocaína y un pequeño popote para aspirarla.

Luego, hace un acercamiento a un documento oficial que está sobre la misma mesita: es una credencial que descubre la identidad del hombre que momentos antes gritó. Nombre: Piero Marrazzo. Cargo: presidente de la región Lazio.

Marrazo gobernaba esta región –cuya capital es Roma—desde abril de 2005 cuando fue electo con 50.7% de los votos. Este triunfo y el de Walter Beltroni, quien ganó la elección de la capital, le permitieron al Partido Democrático (PD) lograr carro completo en el centro del país.

Los hechos de la recámara que quedaron registrados en un video, ocurrieron una noche de los primeros días de julio del 2009 (presuntamente el 3) en un departamento de vía Gradoli (zona norte de Roma).

La semana pasada la policía interrogó, además de a Natalie, a otros dos transexuales de la zona: Brenda y China, quienes declararon que también prestaban sus servicios a Marrazzo cuando Natalie no estaba. Incluso hay un cuarto transexual identificado como Michele, quien presuntamente reside en París.

El martes 27, Marrazzo formalizó su dimisión como presidente de la región Lazio. Su biografía que difundía el gobierno a su cargo, los describía así: "La familia es su verdadera pasión. Tiene tres hijas. Con ellas y Roberta (Sardoz), la mujer de su vida, pasa todo el tiempo libre. Creció, como muchos jóvenes de su generación, frecuentando el oratorio y la parroquia de Santa Chiara."

Más: "Su padre, Giuseppe Marrazzo, fue uno de los más grandes periodistas, autor de investigaciones de mafia y camorra, pero también sobre jóvenes, sobre la toxico dependencia, y sobre temas sociales. Condenado a muerte por la mafia, murió en 1985, cuando el joven Piero tenía 26 años."

La biografía oficial también hace referencia a sus estudios y pasiones: "Diplomado en jurisprudencia pero con gran pasión por el periodismo, Piero Marrazzo entró a la RAI (televisión estatal italiana), donde se desempeñó durante 20 años como conductor y enviado del Tg2. En los últimos ocho años antes de ser presidente de la región, condujo el programa ‘Me manda RaiTre’, un programa de crítica y reportajes sociales."

Sin embargo, hace unos días se revelaron otras pasiones del ahora exgobernador. Desde el viernes 23 de octubre la noticia con la que encabezaron los principales cotidianos fue: "Chantaje a Marrazzo con un video, detenidos cuatro carabineros."

Así comenzó el escándalo.

"Debilidad privada"

"Me querían enlodar, soy una víctima", declaró Marrazo el 23 de octubre cuando estalló el escándalo.

Previamente –por la noche del 22 de octubre– había llamado por teléfono a su mujer, conductora de la RAI y quien cierra los noticieros con la lectura de las primeras planas de los periódicos del día siguiente, para decirle que quizá leería cosas que no le iban a gustar.

"Roberta, escucha, ahora verás los periódicos, han arrestado a los carabineros porque se descubrió un horrible chantaje en mi contra…", narró Maurizio Mannoni, conductor de la transmisión donde trabaja Roberta Sardoz.

"Ella –siguió narrando Mannoni — todavía trataba de darle ánimos a su marido, pero después de cortar con él, llamó a la redacción para que le dieran los títulos de lo que leería minutos después."

El 24 de octubre la noticia tomó más vuelo, pues, además de las declaraciones, se incluyeron detalles de la denuncia que el mismo Marrazzo ya había hecho ante la procuraduría de Lazio los primeros días de octubre.

"Todas las cartas del caso Marrazzo; pagué por miedo", encabezó el Corriere della Sera el sábado 24 de octubre. "Filmado con un trans. El presidente lo niega pero una declaración lo desmiente", publicó La Stampa ese mismo día.

De esta manera, el político de 51 años quedó al descubierto y se supo, gracias a la investigación iniciada por el delito extorsión, que Marrazzo frecuentaba, al menos dos veces a la semana, a transexuales sudamericanos de la vía Gradoli. Incluso, que había llegado a pagar hasta 5 mil euros por una relación sexual.

"He fallado y pagaré esta mi debilidad privada", dijo ese día cuando se informó que ya habían detenido a sus extorsionadores… Ese día anunció su "autosuspensión" del cargo, lo que significaba sólo la renuncia.

Interrogado el pasado 1 de noviembre por los procuradores de la capital italiana, Giancarlo Capaldo y Rodolfo Sabelli, Marrazzo admitió que el dinero que pagaba por cada encuentro incluía también el pago por la cocaína que consumía.

"La elevada cifra en constante (5 mil euros) que tenía conmigo la madrugada del 3 de julio se justifica porque durante mis encuentros era previsto el consumo de cocaína. Cocaína que a veces tocaba que hiciera uso yo", señala la declaración del exgobernador.

La extorsión

Escena número dos: Dos carabineros, adscritos a la Compañía Triunfal, irrumpen en el departamento de Natalie. Son Luciano Simeone y Carlo Tagliente, quienes filmaron el momento de aquella noche de julio (hoy se sabe que son 12 minutos de video, aunque hasta ahora se conocen sólo dos).

Ahí mismo exigieron al funcionario una cantidad de dinero a cambio de no denunciar los hechos. Marrazzo, preso del pánico, hizo tres cheques por un total de 20 mil euros para mantener el secreto, aunque los cheques, según declaraciones del mismo Marrazzo, nunca fueron cobrados.

Un mes después los extorsionadores lo buscan de nuevo y le piden a cambio de las imágenes 140 mil euros (unos 2 millones 800 mil pesos). De lo contrario, le dicen, el video terminará en algún periódico, alguna revista o en un programa televisivo que pudieran titular "Video de un político muy conocido con un trans".

Fue entonces cuando Marrazzo decidió denunciar los hechos.

Gracias a las investigaciones se sabe que la persona que habla para ofrecer el material se llama Antonio Tamburrino (28 años), un joven carabinero también de la Compañía Triunfal. Con esta llamada, el Reparto de Operaciones Especiales (ROS) de los carabineros, detectan a otros tres cómplices: Luciano Simeone (30 años), Carlo Tagliente (29 años) y Nicola Testini (37 años), todos carabineros adscritos a la misma compañía.

El ROS descubre que, ayudados por un paparazzo llamado Max Scarfone, los militares buscaban vender a principios de octubre el material a los medios de comunicación. Comenzaron con la revista Chi y después de unos días, de la redacción de esta revista (propiedad del grupo Mondadori) se comunicaron para decirles que no estaban interesados. Luego probaron con algunos cotidianos, pero ninguno compró el material.

El 20 de octubre se liberan las órdenes de aprehensión para los cuatro carabineros detenidos dos días después, pues según fuentes del ROS, se temía que desaparecieran el material videográfico.

Los delitos que enfrentan ahora los cuatro carabineros desde la cárcel son: robo, violación a la privacidad, violación de domicilio y extorsión.

Sobre la cocaína encontrada aquella noche, las versiones de los carabineros se confrontan con la de Marrazzo, quien aseguró en un principio que no era de su propiedad y tampoco la consumió ni la consume, pero que fueron los militares quienes colocaron su credencial junto a la droga.

Sin embargo, las últimas declaraciones del mismo Marrazo ante la procuraduría de Roma señalan que sí la consume.

En el expediente de este caso que lleva el ministerio público Sante Spinaci se lee: "En un día de los primeros de julio pasado, mientras Marrazzo estaba en el interior del departamento en compañía de la tal Natalie, ingresaron dos hombres que se presentaron como carabineros. Estos, de manera intimidatoria, se apropiaron de la cartera del afectado, la cual contenía una suma de dinero y algunos documentos de identidad. A éste le pidieron una importante suma de dinero, dándole a entender, en caso de rechazo, que sufriría graves consecuencias.

"La víctima rechazó entregarles dinero en efectivo, pero les dejó tres cheques por una cantidad total de 20 mil euros. Antes de irse, los dos agentes dejaron sus números celulares para poder ser recontactados por el político, pues solicitarían más dinero."

De esta manera fue como Marrazzo acepta haber caído en el chantaje. Además, según la misma declaración, reconoce que en su cartera faltaban 2 mil euros y 3 mil más de Natalie que había dejado sobre la mesita como parte del pago recibido.

"Pagué porque temía ser arrestado por la presencia de cocaína", dijo Marrazzo a las autoridades. Los medios de comunicación italianos reprodujeron sus declaraciones a finales de octubre, poco antes de dimitir y anunciar que pasaría unos días en un monasterio para realizar un retiro espiritual.

"Mis condiciones personales de sufrimiento extremo no hacen posible para los ciudadanos de Lazio mi permanencia a la guía de la región (…) Hasta que me fue posible, he operado por el bien de la comunidad. Espero que esto me sea reconocido más allá de los errores personales que pude haber cometido en mi vida privada", fueron sus últimas palabras como gobernador. Posteriormente anunció su retiro total de la política.

Su esposa anunció que se mantendría al lado de su marido. Las revistas del corazón han publicado en estos días la historia "de amor" entre Natalie y Marrazzo.

Por su parte, la policía dio a conocer apenas el jueves 5 que Natalie se encuentra en Italia como inmigrante indocumentado, pero por la importancia del caso obtendrá una visa especial "para fines de justicia".

El caso se ha complicado, pues los carabineros señalados "trabajaban" junto con un narcomenudista de la zona, quien, además de mantener relaciones con otro transexual de nombre Jennifer, era quien vendía la cocaína a este grupo.

Gianguarino Cafasso se llamaba el hombre que pasaba la información a los carabineros detenidos y que, según las investigaciones, habría alertado sobre la presencia de Marrazzo la noche del 3 de julio.

De acuerdo con las declaraciones de Jennifer, Cafasso murió en septiembre pasado a causa de una sobredosis de cocaína. Sin embargo, actualmente es otra línea abierta de investigación.

Naufragio político

Escena número tres: En el edificio de la avenida Cristóbal Colón (zona sur de Roma), la sede de la región Lazio, los trabajadores no dan crédito a las últimas noticias: no sólo afectan al presidente de la región, sino a su gabinete.

Después de que el 27 de octubre Marrazzo formalizó su dimisión, la disolución de su gobierno fue inminente. Un total de 70 consejeros regionales (de los cuales Marrazzo era el presidente) quedaron sin poder alguno a partir de ese momento. Desde entonces sólo se pueden atender aspectos administrativos hasta que haya nuevo gobernador. Al frente ha quedado el vicepresidente, cuya principal función desde ahora será organizar las nuevas elecciones.

De acuerdo con la ley italiana, desde el momento que se formalizó la dimisión de Marrazzo, se cuentan con 45 días para dar aviso a los ciudadanos de los inminentes comicios, con un máximo de 135 días, por lo que éstas podrían realizarse el 7 y el 8 de marzo del 2010, es decir, 20 días antes de las elecciones generales que se desarrollarán en toda Italia.

Sin embargo, el 29 de octubre, Silvio Berlusconi, presidente del Consejo de Ministros, se pronunció para que se realizaran al mismo tiempo, es decir, el 28 de marzo.

Mientras, cientos de empleados que llegaron a la región con los consejeros salientes, comienzan a desalojar la sede de la avenida Cristóbal Colón.

Otros, que no son empleados de la región, pero sí políticos, exmagistrados, actores y hasta deportistas, también están preocupados.

Desde que se destapó el más reciente escándalo italiano, ha salido a la luz pública que los carabineros que registraron a Marrazzo, pudieron haber registrado a más personas para extorsionarlas.

En la vía Gradioli, los transexuales se quejan de que el trabajo ha bajado. Sus clientes están aterrorizados.

Posted in: La Bella Italia