La producción de café tiene aroma de fracaso

Posted on 1 dicembre 2009

0


Los cafeticultores enfrentan condiciones climáticas adversas, precios con inestabilidad e ínfimas utilidades

La producción de café tiene aroma de fracaso

EL QUE PRODUCE CAFÉ SE QUEDA SÓLO CON 10%. Las cosechas del grano han caído 400 mil toneladas debido al mal clima (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Édgar Ávila / Corresponsal
El Universal
Martes 01 de diciembre de 2009

XALAPA, Ver.— Hay cuerpo y aroma… lo que falta es producción. Aunque la calidad del café mexicano es reconocida mundialmente, su elaboración cayó 400 mil toneladas en la última década.

El grano se escapa de las manos de los productores y hoy tiene aroma de fracaso. Las cifras hablan por sí mismas: en 2000 se producían a nivel nacional un millón 800 mil toneladas de café cereza… nueve años después sumaban un millón 414 mil.

De acuerdo con un análisis del Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado de Veracruz (Copladever), la drástica caída en la producción del aromático se registra en los 15 estados y 398 municipios productores. Es un trago de café amargo. El panorama es desalentador, según los reportes de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria y del Banco de México.

El presidente de la Unión Nacional de Productores de Café, Gabriel Barrera Nader, dijo que desafortunadamente el productor, dentro de toda la cadena, recibe sólo 10% de toda las utilidades.

La baja en la producción es un problema estructural en la cadena productiva, pues los industriales del café son los que tienen mejores ganancias económicas.

Bajos precios y migración

La elaboración de café se ha visto afectada por condiciones climáticas adversas, inestabilidad en los precios y migración en los estados productores.

El comportamiento histórico del precio del café exhibe un patrón cíclico, donde los periodos de precios bajos son más duraderos que los altos.

De 1997 a 2008, México ha presentado un volumen promedio de producción de un millón 624 mil toneladas de café cereza; sin embargo, anualmente ha disminuido 2.5%.

El líder campesino, quien estimó la baja en 40%, dijo que se detectó que uno de los principales problemas es la falta de eficacia y eficiencia en la distribución de los recursos, pero también de créditos al sector cafetalero.

“Actualmente un productor de café va a cualquier banco y ni siquiera lo toman en cuenta ni le reciben el proyecto. Es fundamental que nosotros mediante una estrategia ya más completa el productor sea incorporado, no nada más en los subsidios que ya existen, sino a otros esquemas que le permitan llevar un desarrollo más sustentable en la producción”, señaló Barrera Nader.

El informe El Café en México de Copladever, fechado en noviembre, establece que la mayoría de los cultivos se localizan en zonas de difícil acceso, con profundos rezagos en infraestructura básica y fuerte presencia de población que vive en pobreza extrema.

El sistema de producción predominante es de baja tecnificación e intensivo en el uso de mano de obra. Por ello, el principal costo es el pago de jornales que, en algunos casos, llega a representar 93% del costo total de producción.

Los predios cafetaleros tienen un proceso sostenido de atomización. La superficie promedio por productor en 1978 era de 3.48 hectáreas y en 2008 se redujo a 1.38 hectáreas.

Sólo 43.5% de los cultivos se encuentran a una altura entre los 600 y 900 metros sobre el nivel del mar, con potencial para producir café con calidad de exportación prima lavado.

Sin embargo, 35% de la superficie de café está sembrada a una altitud superior a los 900 metros donde se producen cafés de altura y estrictamente altura, y el restante 21.5% de la superficie se encuentra por debajo de los 600 metros, que generalmente producen cafés de calidades inferiores.

Los rendimientos de café se han mantenido estables desde 2006 y el promedio a nivel nacional es de cinco quintales (60 kilogramos por quintal) por hectárea; algunos agricultores han reportado 7.59 y 13.56 quintales. Lo malo es que hay menos hectáreas sembradas.

Estados en picada

La producción del país se concentra en los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca, que representan 94% de la misma, 85% de la superficie y 83% del número de productores, pero en todos hay caída de tonelaje.

Chiapas, entre 2002 y 2008, produjo 600 mil toneladas en promedio; para este último año se estima que serán 584 mil; mientras que Veracruz, como segundo estado productor, entre 2002 y 2008 generó 353 mil toneladas por año y en 2008 fue de 340 mil.

En Puebla hubo una producción estimada de 171 mil toneladas en 2008, su nivel más alto fue en 2004 con 351 mil. Oaxaca en 2008 produjo 171 mil toneladas, cifra que representa un decremento de 14.3% respecto al periodo anterior.

El informe señala que la falta de infraestructura y la ineficaz distribución no ha permitido que la característica de valor agregado se integre dentro de la cadena de producción. Pero, advierte, aún hay un resquicio de esperanza. Se prevé que el consumo interno sea de 2 millones 200 mil sacos, volumen similar al de 2007 y los industriales impulsan fuertemente la promoción de mezclas nacionales de “bebidas funcionales”.

El crecimiento de negocios de café orientados a jóvenes y profesionistas se ha convertido en una empresa rentable, al atraer inversión nacional y extranjera. El aumento de la población, un mayor poder adquisitivo y las fuertes campañas publicitarias en algunos países productores han favorecido el consumo interno, lo que se agrega a la apertura en los mercados internos de firmas y tiendas especializadas y cuya oferta va dirigida, principalmente, a la clase media.

Advertisements