Salud y trabajo piden para 2010 al “santo de las causas difíciles”

Posted on 29 dicembre 2009

0


Ayer, fue el último día 28 del año; como cada mes, miles de personas acudieron a la Iglesia de San Hipólito para venerar a San Judas Tadeo, el santo de “los casos difíciles”, pero esta vez con un motivo especial, extender su devoción, pedir por su salud y trabajo, principalmente, en el año de 2010

Fernando Martínez

El Universal
Martes 29 de diciembre de 2009
fernando.martinez@eluniversal.com.mx

A los 18 años de edad, Miroslava tuvo problemas para poder concebir al pequeño Alberto Isaac, pues el diagnóstico médico confirmó su problema de matriz infantil —de las dimensiones de una niña—; tras haber pedido ayuda al “santo de los casos difíciles”, el niño nació sin dificultades y ahora, cada mes, lo visten de San Judas Tadeo como “manda” y para pedir por su salud.

Ayer, fue el último día 28 del año; como cada mes, miles de personas acudieron a la Iglesia de San Hipólito para venerar a San Judas Tadeo, el santo de “los casos difíciles”, pero esta vez con un motivo especial, extender su devoción, pedir por su salud y trabajo, principalmente, en el año de 2010.

“Venimos a pedir por nuestra salud… venimos de por allá del Aeropuerto… no tenemos hijos pero estamos en eso, pedimos porque salga bien todo”, César y Zayra que se casaron el 19 de diciembre y son pareja desde hace año,s mismo tiempo en que acuden a la parroquia de San Hipólito. Repartían pulseras con la imagen del santo.

Nadie sabe por qué o cómo empezó, pero muchos creyentes pagan sus mandas en las inmediaciones de la parroquia, regalando paletas, pulseras u óbolos.

Ivonne de 30 años de edad, regaló paletitas, las terminó poco antes del mediodía, era una bolsa llena; viene de San Juanico a agradecer porque ya tiene trabajo, desde hace dos meses en la delegación Gustavo A Madero, en Recursos Humanos.

Ya tenía un año sin empleo y pide por mantenerlo durante el año nuevo que llega.

“Gracias a Dios ya tengo trabajo y hoy es mi primer quincena”, expresó con felicidad.

Hace un año la pequeña Fernanda de cuatro años estuvo muy grave. Sus padres Gabriela García y José Luis Jiménez pidieron que se mejorara y se les cumplió, por ello cada día 28 buscan que regalar a los fieles que llega al templo.

“Para 2010, lo que más queremos y lo que pedimos, es la salud de nuestros hijos. Salud y trabajo, creo que es lo que todo mundo le pide a él”, mencionaron.

Los conquistadores españoles tomaron la Gran Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521, día de San Hipólito, según el calendario cristiano; motivo por el que se adoptó como santo patrono de la Ciudad de México y se fundó ese templo en su honor.

El templo actual se terminó en 1739 con un estilo barroco.

Tiene fachada en tezontle y reminiscencias mudéjares en su decoración, tal como la torre de la campana que sustituye a la original, pero que fue reconstruida bajo dicho estilo. En el altar principal fue puesta una imagen de San Judas Tadeo, una de las más veneradas para los capitalinos.

Raúl Ledezma tiene dos años participando con un grupo de jóvenes de la casa hogar Niños con Ilusión y Esperanza de Vivir (NIEV), ubicada en Valle de Chalco, estado de México, para organizar el acceso a la parroquia.

“¡Cámara carnal, ¿a dónde vas?!”, le grita a otro muchacho que intenta saltarse la cuerda que sirve para evitar que el recinto se atiborre de feligreses y se cause una tragedia.

Son 20 voluntarios que se unen al cuerpo de seguridad de la propia iglesia para resguardar a los fieles.

De acuerdo con los organizadores, las misas se realizan cada 30 minutos e inician desde las 5:00 horas hasta la medianoche y nunca faltan los desmayados pero nada más.

San Judas Tadeo era primo hermano de Jesús de Nazareth y en ese tiempo no escuchaba la palabra Jesús cuando daba sus oraciones, pero cuando el señor fue crucificado, fue uno de quienes siguió con su doctrina, comenta Marco Antonio García de 45 años de edad, 20 de los cuales ha vendido veladoras, mismas que según su convicción arraigan la fe de los fieles.

La presencia de Enrique de 27 años de edad, tiene una doble finalidad, vender pulseras de madera con imágenes de los santos y alimentar su propia fe, según dice.

“Tengo dos niñas y tengo que buscarle, por eso estoy aquí, también”, explica al tiempo que indica vivir en Cuautepec El Alto, en la delegación Gustavo A. Madero.

Hace un año estuvo en Estados Unidos y con ello justifica su cuerpo lleno de tatuajes, pues afirma que nada tiene que ver con la marasalvatrucha.

Annunci