El Ejército sale en defensa de la reforma política de Calderón

Posted on 10 febbraio 2010

0


La convocatoria presidencial no es utopía, sino compromiso histórico: Galván Galván

El titular de Sedena critica a quienes quieren dividir a los soldados de aire, mar y tierra

Foto

El presidente Felipe Calderón Hinojosa, el titular de la Suprema Corte de Justicia, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, y los secretarios de la Defensa, Guillermo Galván Galván, y de Gobernación, Fernando Gómez Mont, durante el acto por el 97 aniversario de la Marcha de la LealtadFoto José Antonio López

Jesús Aranda y Claudia Herrera

Periódico La Jornada
Miércoles 10 de febrero de 2010, p. 3

El secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván, salió en defensa de la propuesta de reforma política del presidente Felipe Calderón al señalar que sólo mediante reformas integrales, estaremos en condiciones de consolidar ese bienestar colectivo que todos exigen, pero que no todos procuran, y añadió que es ésta una oportunidad inmejorable para tomar decisiones, cambiar lo obsoleto o anquilosado e impulsar lo vigente o innovador.

Asimismo, llamó a construir acuerdos políticos basados “en la madurez y en el fino diálogo; subrayó la importancia de garantizar un sistema político que dé cauce a la resolución de conflictos, y señaló que la cohesión de la sociedad es un factor insustituible para concretar el proyecto del país.

Consideró que, desde nuestro ámbito miliciano, las prioridades del México contemporáneo pueden quedar enmarcadas en dos grandes objetivos: la cohesión social y el acuerdo político. Ambos en aras del interés nacional.

Orador único en la ceremonia del 97 aniversario de la Marcha de la Lealtad, acto realizado en el patio central del Castillo de Chapultepec, Galván Galván dijo que la convocatoria presidencial a una reforma política no es una utopía, se trata de voluntad, de responsabilidad cívica y de compromiso histórico.

Aprovechó para criticar a los detractores de México que quieren dividir a los soldados de aire, mar y tierra, y reiteró el compromiso de las fuerzas armadas de combatir los desafíos de la seguridad interior, dando todas las batallas, las que sean necesarias, contra viento y marea, sin la mínima confusión.

Ante Felipe Calderón, los presidentes de las mesas directivas del Senado y la Cámara de Diputados, Carlos Navarrete y Francisco Ramírez Acuña, respectivamente, y del titular de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, el militar evocó la marcha de hace 97 años en la que Francisco I. Madero enfrentó con férrea actitud las aviesas intentonas de quienes se oponían a su convicción política.

El rumor, la intriga y la crítica destructiva, añadió, crearon un ambiente de descomposición social que culminó en amargos desenlaces. Recordó que en aquel entonces, los cadetes del Heroico Colegio Militar escoltaron al presidente Madero a Palacio Nacional, en un acto de lealtad y en cumplimiento de su deber.

Respecto de los dos grandes objetivos que tienen los militares, el general secretario subrayó que el acuerdo político es actitud propositiva y virtuosa que conduce al consenso por la vía del respeto, la prudencia y la buena intención para escuchar y comprender las razones de los demás. Es expresión de madurez y fino diálogo, indicó, que permite capitalizar las coyunturas que se nos presentan.

Dejó claro que el gobierno de la República ha sido enfático al plantear la urgencia por alcanzar los cambios que demanda el país. Por ello es necesaria la savia tonificante de todos, sostuvo. También es imprescindible fortificar la institucionalidad en todos los ámbitos del poder y órdenes de gobierno, para hacer propicio el orden y asegurar una visión de futuro válida y factible que genere mayor calidad de gestión y garantizar un sistema político que dé cauce a la resolución de conflictos y para fortalecer los vínculos entre gobernados y autoridades, afirmó.

Esa es la propuesta, esa es la convocatoria del Presidente de la República, dijo el militar en relación con la iniciativa de reforma política que Calderón Hinojosa envió al Senado el pasado 15 de diciembre, en la que planteó instaurar la segunda vuelta en los comicios presidenciales, candidaturas independientes en todos los cargos de elección popular, la disminución del número de diputados y senadores, así como la votación en referendo de determinadas reformas constitucionales.

Galván aseveró: Tensar el tejido social lastima y obstruye el avance, y es menester tener siempre presente que la coexistencia pacífica es un bien inestimable, por lo que mal haríamos en ver nubarrones en el porvenir o hacer cábalas con las coincidencias cronológicas para emplearlas como matriz de nuevas rediciones violentas de la historia.

Ejército, Fuerza Aérea y Armada se mantendrán unidos, atentos y disciplinados, con el compromiso y la responsabilidad que implica servir a la nación y para contener en primera línea el daño que la criminalidad organizada causa en la sociedad, lo que nos hace conscientes de los peligros que acechan y de los riesgos que se corren. Nos asiste, aseguró, la confianza social y la razón del Estado para responder a la exigencia de paz y tranquilidad de la población.

Reiteró que la lealtad del Ejército a su comandante supremo se ha labrado en la historia patria. Lealtad para vencer antagonismos, lealtad para enaltecer el orgullo de ser soldados y lealtad para resguardar las instituciones.