SEP mantendrá comida “chatarra” en escuelas. Funcionarios afirman que no se puede prohibir la oferta de esos alimentos

Posted on 15 febbraio 2010

0


Nurit Martínez
El Universal
Lunes 15 de febrero de 2010
nurit.martinez@eluniversal.com.mx

La Secretaría de Educación Pública (SEP) dejará que la comida chatarra, panes, galletas y refrescos se sigan vendiendo en las cooperativas escolares.

De acuerdo con el documento de trabajo Lineamientos de comida y bebida que servirá para normar la operación de las tienditas establecidas en los planteles públicos y privados de educación básica, la SEP recomienda “disminuir y restringir”, “evitar” o “desalentar” la venta de refrescos o bebidas azucaradas.

La dependencia propone convocar a los padres de familia para elaborar a diario una “olla escolar” que provea alimentos calientes a los estudiantes dentro de la escuela; sugerir la cantidad y tipo de bebidas que deben consumir a través de la difusión de una “jarra del bien beber” y de alimentos con un “plato del buen comer”. Esto, con el propósito de revertir el grado de obesidad que afecta a los niños mexicanos y que coloca a México en el primer lugar con este problema de salud.

Funcionarios de Educación precisaron que en este momento no se puede prohibir la venta de productos chatarra, refrescos, panes y golosinas en las escuelas, pero se están analizando, junto con la Secretaría de Salud, los términos legislativos y jurídicos del tema en su conjunto, así como los que involucran los aspectos sanitarios y de impacto a la salud.

A fin de que los Lineamientos se conviertan en un acuerdo secretarial, la dependencia encabezada por Alonso Lujambio Irazábal inició también una consulta entre los gobiernos estatales.

Una vez que el documento sea corregido, revisado y autorizado en el pleno del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), se enviará al área correspondiente en la Secretaría de Gobernación para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

La propuesta es obligatoria para las escuelas públicas del DF, puesto que dependen directamente de la SEP.

En el documento de la depedencia, del cual EL UNIVERSAL tiene copia, no se plantean sanciones a quienes vendan productos chatarra en los planteles escolares, pues señala que eso será responsabilidad de cada comité escolar.

La secretaría establece que los padres pueden colaborar con las autoridades en el cuidado de la salud de los niños y ayudar a combatir la compra de productos chatarra, refrescos y golosinas que ocasionan la obesidad y sobrepeso de 4 millones de niños, de entre 5 y 11 años de edad. Pide a los papás “evitar dar dinero a sus hijas e hijos”. También hace un llamado a estudiantes, padres de familia, encargados en las tienditas escolares y directivos de los planteles para estar “alerta” ante la existencia de “grasa invisible” que se encuentra disponible al consumir galletas, productos lácteos, dulces y embutidos.

Para el caso de productos como las papas, cacahuates o los elaborados a base de harina de trigo o de maíz pide que sean cocidos o tostados y que los fritos “se consuman en cantidades pequeñas” y que su ingesta sea “esporádica”.

La única prohibición prevista en los Lineamientos es la de los denominados “productos dietéticos”. El documento de 35 cuartillas insta a los padres de familia a evitar el ayuno prolongado de sus hijos, y procurar que antes de que asistan a la escuela ingieran algún alimento.

Entre las recomendaciones para la buena alimentación de los 26 millones de niños que están inscritos en planteles de educación básica, la SEP sugiere acordar con los padres de familia la elaboración de una “olla escolar” para proporcionar un desayuno o comida nutritiva, equilibrada y caliente a los alumnos de la misma escuela, “preparado con alimentos que cada familia proporcione, alimentos obtenidos a través de donaciones, por medio de los huertos familiares y escolares o por compras colectivas”.

De igual forma sugiere la creación de una “jarra del buen beber” y de un plato del “buen comer”.

Advertisements