José Narro llevó escultura de Tamayo a España; se busca mayor presencia de la UNAM en ese país

Posted on 18 febbraio 2010

0


El rector recibe un homenaje en Oviedo, donde entregará una reproducción de La espiga

Armando G. Tejeda

Corresponsal

Periódico La Jornada
Jueves 18 de febrero de 2010, p. 3

Madrid, 17 de febrero. Como un gesto de agradecimiento, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, donó una escultura de Rufino Tamayo, La espiga, a la residencia oficial del embajador de México en España, cargo que ocupa Jorge Zermeño.

De esa manera, la casa de estudios pretende tener más presencia en España, pues también regalará una reproducción de la misma obra a la ciudad de Oviedo.

El rector Narro viajó a Madrid para entregar la escultura de Tamayo en la residencia oficial, donde fue develada tras un acto protocolario al que asistieron familiares del artista, el historiador mexicano Enrique Florescano y una reducida representación de la delegación de México en la capital española.

La escultura fue emplazada, al menos temporalmente, en uno de los salones de la lujosa mansión, situada en una de las colonias más exclusivas de Madrid. La obra de Tamayo está junto a la pared donde el embajador Zermeño tiene una fotografía de gran formato en la que aparece él mismo durante la toma de posesión del presidente Felipe Calderón, en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados.

Calle UNAM, en Oviedo

José Narro estará este jueves en Oviedo, en lo que será el motivo central de su viaje, puesto que recibirá un homenaje en la Universidad de Oviedo, donará una escultura idéntica al ayuntamiento de la capital asturiana y, finalmente, presidirá el acto en el que se inaugurará una calle con el nombre de la UNAM.

Esta iniciativa es tradicional en Oviedo, que reconoce así a personajes e instituciones galardonados con el Premio Príncipe de Asturias. Asimismo, José Narro inaugurará la exposición La UNAM hoy, en el teatro Campoamor.

El rector explicó que la elección de la escultura La espiga se debe a que en esa obra Rufino Tamayo supo conjugar el espíritu y la esencia de lo que es y debe ser la UNAM, en la que están presentes las humanidades, las ciencias y las bellas artes.

Annunci
Posted in: UNAM