Cruz Roja suspende atención en Sinaloa

Posted on 1 marzo 2010

0


 

Comando ingresa a clínica a rematar a un paciente; asesina a socorrista. Hay temor entre paramédicos y socorristas que auxilian a heridos en balaceras

Cruz Roja suspende 
atención en Sinaloa

GARANTÍAS. Personal de la institución protestó por la escalada de violencia (Foto: ARTURO TOLOSA )

 


    Encuesta Aguda paranoia


    Cobertura Narcotráfico. La disputa por el territorio

     

    Javier Cabrera Corresponsal
    El Universal
    Lunes 01 de marzo de 2010

    CULIACÁN, Sin.— La Cruz Roja suspendió sus servicios en Culiacán y Navolato, luego de que un comando irrumpió en las instalaciones de la capital y en su intento por rematar a un paciente hirió a la operadora de radio Genoveva Roguer, quien falleció horas después.

    El jefe de socorristas, José Vidal González Zamora, dijo que el cierre de las clínicas será al menos durante los próximos tres días, en espera de que el gobierno del estado les garantice seguridad para desempeñar su trabajo.

    Personal del Cuerpo Voluntario de Bomberos de la ciudad y de Protección Civil municipal tomaron a su cargo las ambulancias de la Cruz Roja para apoyar en los servicios de urgencia. Incluso, las llamadas de emergencia fueron desviadas a la central de Bomberos.

    Refirió que hay temor en el personal de la institución, sobre todo entre paramédicos y socorristas que auxilian a heridos en balaceras, porque los delincuentes les han arrebatado a los lesionados y los amagan. “Hemos solicitado protección a las autoridades policiacas, pero éstas han guardado silencio”.

    La mañana de ayer, un grupo de sicarios baleó a un hombre que conducía un vehículo sobre el fraccionamiento Los Ángeles. La víctima, quien fue alcanzada por una bala, aceleró la marcha y se dirigió a las instalaciones de la Cruz Roja, distante a unos tres kilómetros del ataque.

    Al llegar a la institución se bajó de su auto y corrió en busca de ayuda; detrás venían sus agresores, quienes dispararon con rifles de alto poder. Recibió dos balazos, pero no murió, y una más alcanzó a la radio operadora. El herido fue remitido al Hospital General, donde es atendido bajo vigilancia policiaca.

    El pasado 17 de enero, sobre la carretera México-Nogales, un comando armado interceptó una ambulancia de la Cruz Roja, obligó al personal a descender y remató a una mujer herida de bala que era trasladada desde el municipio de Badiraguato.

    Derivado de este evento, en el que murió María Armida Pérez Quintero, de 42 años, el personal voluntario reclamó a las autoridades policiacas el reciente retiro de la vigilancia en sus instalaciones, ante el temor de ser atacados.

    Los socorristas de Mazatlán se solidarizaron con sus compañeros de Culiacán y Navolato, sin suspender sus servicios. Comentaron que por instrucciones de la Dirección Municipal de ese organismo, los pacientes heridos en enfrentamientos son trasladados desde hace un mes a hospitales distintos a la Cruz Roja, en prevención a este tipo de ataques.

    Sicosis por balaceras

    Febrero se caracterizó por la sicosis que desataron los enfrentamientos entre el Ejército y grupos delictivos, y los que protagonizaron bandas rivales. Los habitantes de Tamaulipas, Sinaloa y Coahuila, principalmente, modificaron sus actividades rutinarias ante los rumores de nuevas balaceras, muchas de ellas nunca se confirmaron.

    En Nuevo León, San Luis Potosí y Nayarit también fueron presas de falsas alarmas y la desinformación.

    Ante el incremento de mensajes de usuarios en redes sociales, como Facebook y Twitter, que alimentaron el temor entre la población, los gobiernos de Tamaulipas y Coahuila llamaron a la calma y a hacer un uso responsable de esas herramientas.

    En un comunicado, la Fiscalía de Coahuila pidió ayer a la población “no hacer caso ni difundir rumores falsos que se hacen entorno a balaceras y enfrentamientos en distintas partes de la ciudad” de Saltillo.

    En Nuevo León, autoridades de la Secretaría de Educación Pública informaron que las clases se habían suspendido en municipios vecinos a Tamaulipas, ya que se reportó la presencia de comandos armados y temían balaceras.

    Autoridades de los gobiernos estatal y municipal reforzaron la vigilancia en corporaciones tras los ataques con granadas el sábado contra las sedes policiacas de San Nicolás, Cadereyta, Apodaca, Guadalupe y Escobedo.

    En el mes ocurrieron 652 homicidios, un promedio de 23.28 cada día. La cifra bajó en comparación con enero, en que sumaron 933 ejecutados.

    Ayer, un sicario murió y cinco militares quedaron heridos, tras un enfrentamiento a balazos sobre una carretera de Nuevo León. En Sinaloa se reportaron siete ejecuciones, cuatro en Chihuahua y tres en el estado de México. (Con información de corresponsales)