Fin a la militarización del país, demandan familias juarenses

Posted on 9 marzo 2010

0


Basta de una guerra que no queremos, de mentiras; necesitamos justicia, expresan

Solidaridad es la respuesta a los sucesos en esa urbe fronteriza, afirma Carlos Monsiváis

Exigen que poderes Legislativo y Judicial eviten que se profundice el estado de sitio

Foto

María Dávila (derecha), madre de dos jóvenes asesinados el 30 de enero en Ciudad Juárez y quien encaró al presidente Felipe Calderón en esa urbe, es acompañada por el escritor Carlos Monsiváis. En el contingente juarense también figura Guadalupe Méndez (izquierda), cuyo hijo está detenido bajo la acusación de haber participado en la matanza de Villas de SalvácarFoto María Luisa Severiano

Fabiola Palapa Quijas

Periódico La Jornada
Martes 9 de marzo de 2010, p. 39

Familiares de víctimas de la matanza estudiantil de Salvácar, Chihuahua, perpetrada el pasado 30 de enero, levantaron la voz para decir a las autoridades basta de una guerra que no queremos. Basta de mentiras. No queremos canjear nada por vida. Necesitamos justicia en Juárez y todo el país para detener este terrible imperio de la impunidad.

En el foro Primero la justicia, voces por Juárez, que se realizó en la Casa del Teatro, en Coyoacán, Distrito Federal, convocado por distintos artistas, las juarenses advirtieron que esta guerra es un plan para todo el país y existen “réplicas en Tamaulipas, Coahuila y Michoacán, pero Ciudad Juárez, desde hace años, ha sido laboratorio de experimentación, de feminicidios, y ahora somos la experimentación de la militarización del país”.

Expresaron: no puede haber reconstrucción sin justicia, porque la impunidad seguirá llenando de sangre nuestras calles. No puede haber reconstrucción arrebatándonos a nuestros hijos. No puede haber reconstrucción en el marco de una vida secuestrada y sin libertades. La única plataforma de convivencia y reconstrucción es la justicia.

En el encuentro compartieron sus testimonios Luz María y Patricia Dávila, madre y tía, respectivamente, de dos estudiantes asesinados en la matanza de Salvácar. Tenemos mucho miedo, pero el dolor, el coraje y la impotencia nos hicieron levantar la voz. A lo mejor hablamos de más, sin embargo, estoy segura de que lo que expusimos fue porque lo sentimos, manifestó Patricia.

Todo empeoró con la llegada del Ejército

Agregó que las autoridades no aceptan lo que ocurre en Chihuahua, porque es admitir que su estrategia falló. A partir de la llegada del Ejército todo empeoró. Seguiremos adelante con todo, buscamos justicia y paz en Juárez; no queremos que esta ciudad desaparezca.

Patricia Dávila comentó que se siente “tan lejos de Dios y tan cerquita de El Paso, Texas. Allá se siente el ambiente diferente, y en Juárez tenemos miedo de salir. Ya no salimos a la calle, y a nuestros hijos los encerramos temprano. Ya no dormimos, ya no hay trabajo. Es un ambiente pesado y triste.

Sabemos que a lo mejor corremos peligro por todo lo que estamos haciendo, pero pienso que pedir justicia no es delito. Prefiero que me maten hablando, porque a esos jóvenes los ultimaron callados y no se defendieron. Nosotros vamos a defenderlos diciendo lo que pensamos y sentimos, para que nos escuchen.

A su vez, el escritor Carlos Monsiváis indicó que la respuesta a los sucesos en Ciudad Juárez es la solidaridad, y dijo estar convencido de que nosotros debemos esperar que haya muchísimas mujeres como ella (Luz María Dávila), que no le den la bienvenida al poder.

El director de teatro Luis de Tavira, en su intervención, sostuvo que el trabajo fundamental de la cultura es construir la conciencia sobre la realidad de lo que sucede todos los días en nuestro país. Estamos aquí quienes estamos preocupados por el trabajo de los derechos humanos.

De acuerdo con los organizadores del foro, en Juárez fueron asesinadas 300 personas durante 2007; en 2008, mil 601, y en 2009 la cifra se incrementó a 2 mil 637.

En la declaratoria del foro, donde se recordó a Carlos Montemayor, los participantes externaron su repudio a las acciones de los tres niveles de gobierno, que pretenden poner al margen de la toma de decisiones a sectores imprescindibles de la población juarense, y exigieron que se tomen en cuenta todos los planteamientos de quienes hasta ahora han sido excluidos o acallados por representar una visión distinta a la que el gobierno federal pretende imponer.

Demandaron la intervención oportuna y efectiva de los poderes Legislativo y Judicial, con el fin de no permitir que el Ejecutivo profundice el estado de sitio que ya está sembrado, según el documento. Exhortaron a todo el país y a la comunidad internacional a no dejar solos a los juarenses, a merced de la manipulación de ciertos medios de comunicación, y a crear una agenda ciudadana para la restauración de las condiciones de seguridad nacional, respeto a la vida y dignidad humana y estado de derecho.

En su declaratoria proponen crear un grupo ciudadano de observadores nacionales e internacionales que promuevan acciones de paz en el municipio de Juárez y en todos los lugares del país donde prevalecen las mismas condiciones de violencia.

Las juarenses, en compañía de algunos actores, se reunirán este martes en la Torre del Caballito, a las 10:30 horas, para presentar en el Senado la declaratoria del foro Primero la justicia, voces por Juárez.

Actores como Juan Manuel Bernal, José María de Tavira, José María Yazpik, Luisa Huertas, Adriana Roel, Iliana Fox, Cecilia Suárez y Dolores Heredia prestaron su voz para leer testimonios de víctimas de Juárez, quienes prefirieron permanecer en el anonimato.

El asesor de Naciones Unidas en el combate contra las drogas y la corrupción, Samuel González, quien participó en la mesa de reflexión y análisis de la situación en Juárez, sostuvo: tenemos instituciones que no dan resultados, porque existe un pacto político de impunidad, un pacto político que se fragua en el país particularmente desde 2003.

Advertisements