Las cinco leyes más polémicas en el DF

Posted on 9 marzo 2010

0


Un puñado de iniciativas ha modificado el mapa legislativo del Distrito Federal. Aborto, voluntad anticipada, uniones gay, entre otras, han levantado ámpula Redacción
El Universal
Ciudad de México Martes 22 de diciembre de 2009
00:41 Un puñado de iniciativas ha modificado el mapa legislativo del Distrito Federal. Aborto, voluntad anticipada, uniones gay, entre otras, han levantado ámpula en los sectores conservadores y regocijo en las alas liberales.

Matrimonio y adopción gay. Con 39 votos a favor, 20 en contra y cinco abstenciones, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la reforma al Código Civil del Distrito Federal, que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.

A diferencia de la ley de sociedades de convivencia, la nueva normatividad es exclusivamente para homosexuales.

En el mundo, sólo se permiten los matrimonios homosexuales en Bélgica, Canadá, España, Holanda, Noruega, Sudáfrica y Suecia. También han sido aprobados en algunas ciudades de Estados Unidos como Connecticut, Iowa, Massachussetts y Vermont.

Aborto. En 2007, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó, tras cinco meses de análisis, el dictamen por el que se despenaliza el aborto de la primera a la doceava semana y se obliga al gobierno capitalino a otorgar servicios de consejería médica y social gratuita en materia de atención a la salud sexual y reproductiva.

Con férreas campañas, la Iglesia católica y grupos como Provida se opusieron a la despenalización de la interrupción del embarazo- postura que hasta el momento mantienen- lo contrastó con la opinión de grupos feministas.

Una iniciativa polémica.

Ley de Voluntad anticipada. El año pasado se aprobó la normatividad que permite y regula las normas, requisitos y formas para ejercer la voluntad de una persona cuando no quiera someterse a medios, tratamientos o procedimientos médicos que prolonguen de forma no necesaria su vida cuando le sea imposible mantenerla de manera natural.

El documento de voluntad anticipada, precisa el decreto, puede ser suscrito por cualquier enfermo en etapa terminal, médicamente diagnosticado; familiares y personas, cuando el enfermo no pueda expresar su voluntad; padres o tutores, cuando se trate de menores de edad.

Al igual que la legalización del aborto, dicha ley enfrentó al purpurado católico con otros sectores de la población, pues la Iglesia la calificó de no respetar la vida y de contribuir a la cultura de la muerte.

Y apenas en noviembre pasado, el tema de la eutanasia en la capital enfrentó al Gobierno del Distrito Federal (GDF), pues la Secretaría de Salud del Distrito Federal rechazó la propuesta de aplicar la eutanasia activa en la Ciudad de México.

El titular de esta dependencia, Armando Ahued, dijo que en la capital del país ya se cuenta con la voluntad anticipada, que permite a los enfermos terminales decidir sobre su tratamiento médico, y a diferencia de la eutanasia no se induce la muerte, pero tampoco se prolonga la vida de manera artificial.

El funcionario rechazó la iniciativa del PRI en la Asamblea Legislativa que propone la eutanasia, al considerar que traería implicaciones éticas con los médicos.

Armando Ahued dijo que en su caso, él se negaría a administrar medicamentos para que el paciente en etapa terminal muera.

Sociedades de Convivencia. En el 2007 la ALDF volvió a colocarse en la mira pública al legislar sobre uniones entre ellas, las de homosexuales, pero a diferencia de la recientemente aprobada legislación, aquella se trataba de la Ley de Sociedades de Convivencia.

La diferencia entre la normatividad del 2007 y la avalada hoy, es que las sociedades de convivencia no implica un vínculo sentimental para el reconocimiento de derechos.

Ley antitabaco. Aunque su nombre oficial es Ley de Protección a la Salud de No fumadores en la Ciudad de México, es mejor conocida como la ley antitabaco, lo que provocó la furia de los fumadores, pero sobre todo de restauranteros y dueños de bares.

En 2008, la Asamblea avaló que en la Ciudad de México ya no se podrá fumar en restaurantes, oficinas, bares, industrias, cines, escuelas, auditorios y hospitales, salvo que tengan terrazas.

cg

Advertisements