Detienen a policías que asaltaron y mataron a 11

Posted on 16 marzo 2010

0


 

Los asesinatos iniciaron a finales de noviembre y continuaron hasta el 10 de marzo pasado, en vialidades de Teoloyucan, Cuautitlán Izcalli, Tultitlán y Melchor Ocampo

Detienen a
 policías que asaltaron y mataron a 11

ACUSADOS. Los detenidos despojaban a sus víctimas de celulares, tarjetas de crédito y montos desde 300 pesos. Uno de los integrantes de la banda está prófugo (Foto: REBECA JIMÉNEZ )Rebeca Jiménez Corresponsal
El Universal
Martes 16 de marzo de 2010
rebeca.jimenez@eluniversal.com.mx

TLALNEPANTLA, Méx.— La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) detuvo a cuatro policías de Cuautitlán México e Izcalli, así como a un madrina, como presuntos responsables del homicidio de 11 conductores y automovilistas que fueron asesinados en asaltos, entre ellos el subdirector de Servicios Públicos de Atizapán, Juan Marcos Jiménez Sánchez.

El procurador estatal Alberto Bazbaz presentó a Andrés Rivera Enríquez, Oliverio Prado Tlapale y Hedí Gallegos Osorio, policías y comandante de la policía municipal de Cuautitlán México; a Felipe Ramírez Castro, policía de Cuautitlán Izcalli, y a Gilberto Mejía Martínez, quien se hacía pasar como policía municipal, al ser cuñado de Rivera.

Además, se busca a Adalberto Magaña Jiménez, quien era policía del municipio de Cuautitlán México y está prófugo, como presunto responsable de los homicidios de 11 conductores.

Los asesinatos iniciaron a finales de noviembre y continuaron hasta el 10 de marzo pasado, en vialidades de Teoloyucan, Melchor Ocampo, Cuautitlán Izcalli, Tultitlán y Melchor Ocampo.

Estos homicidios levantaron la alerta de la Procuraduría porque se trataba de personas ajenas al crimen organizado, que fueron asesinadas para asaltarlas y despojarlos de celulares, tarjetas de crédito y montos de 300 pesos a 15 mil pesos, indicó el procurador.

Como pruebas de la culpabilidad, Bazbaz indicó que uno de los policías fue identificado cuando usó una de las tarjetas de crédito de las víctimas, así como un arma de cargo en los homicidios.