Los mazahuas, con menos bosques y creciente sed

Posted on 21 aprile 2010

0


La Crisis del Cutzamala

Su movilización de 2004 dejó acuerdos incumplidos

En Valle de Bravo no saben lo que es la escasez de agua

Foto

Inmediaciones del sistema CutzamalaFoto Marco Peláez

Foto

Ante la falta del servicio, las mujeres tienen que multiplicar sus esfuerzos para atender las necesidades famliaresFoto Marco Peláez

Angélica Enciso L.

Enviada

Periódico La Jornada
Miércoles 21 de abril de 2010, p. 2

Villa Victoria, estado de México. En septiembre de 2004 apareció el Ejército de Mujeres Zapatistas en Defensa del Agua a las puertas de la planta potabilizadora Los Berros, armado con rifles de madera y argumentos: aledañas a las presas del sistema Cutzamala –que abastece de 25 por ciento de agua potable al valle de México– las comunidades carecían del servicio, sus cultivos se inundaban y veían perder los bosques. Casi seis años después la situación no ha cambiado.

A pesar de que a partir de esa movilización representantes de cinco comunidades –donde residen unas 10 mil personas– firmaron acuerdos con el gobierno federal para solucionar sus demandas, éstas siguen vigentes. Los mazahuas de esta zona sufren cotidianamente la escasez de agua, no sólo porque no tienen la red de distribución del servicio, sino porque ahora ven secarse los manantiales y bajar la afluencia de los ríos, que es de donde tradicionalmente se surten.

Hace cinco años decidimos organizarnos, porque no era justo que se llevaran el agua al Distrito Federal y nosotros no la tuviéramos, además nos inundaban los cultivos, como en 2003, cuando el agua de las presas se desbordó, recuerda Victoria Martínez, quien era una de las líderes del movimiento, que entonces también era conocido como Frente Mazahua.

Mientras del sistema Cutzamala que se ubica en esta zona se mandan 14 mil 500 litros por segundo a nueve delegaciones del Distrito Federal y 13 municipios mexiquenses, de los cuales 45 por ciento se pierde en las fugas de las tuberías, pobladores de la región –donde viven casi 22 mil personas– tienen que caminar a las fuentes de agua para obtener el recurso, o deben esperar a que cada dos o tres días a la semana les llegue por unas horas el servicio por las tuberías.

Sobre todo las mujeres padecen por el agua, para lavar la ropa, para la comida, dice Victoria. Empezamos a defender los derechos humanos, los recursos naturales. Estamos a unos metros de las presas y de la planta de Berros. No tenemos agua, tenemos que esperar a que llegue un rato cada tercer día para almacenarla. No somos comunidades aisladas para que no nos llegue el líquido, como muchas veces dice el gobierno que por eso no hay agua en estos lugares. Vive en San Isidro, a espaldas de la planta potabilizadora, y donde hay cientos de habitantes que carecen del servicio.

En diversas ocasiones la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha argumentado que el rezago en el abasto en las zonas rurales, que llega a 30 por ciento de la población –en las áreas urbanas la cobertura es de 95 por ciento–, se debe a que se encuentran aisladas.

Pero en esta zona, que está a una hora del Distrito Federal, gran parte de las comunidades sufren por esta situación, aunque en el centro vacacional de Valle de Bravo –a 30 minutos de este lugar– las casas de fin de semana de gente que vive en el Distrito Federal o en Toluca, sí tienen el servicio. Ahí no saben lo que es la escasez.

Victoria, en la sala de su casa, desde cuyo ventanal se ve la planta blanca y azul Los Berros, detalla que las demandas que enarbolaron hace unos años eran la reforestación, la conservación de manantiales, de los ríos y proyectos para evitar la erosión.

Recuerda que tuvieron reuniones con la Secretaría de Gobernación y la Conagua después de que hicieron protestas frente a las instalaciones de esas dependencias y a las que acudieron decenas de mujeres. Se firmaron acuerdos y se fijaron plazos, el resultado fue que ellos dieron dinero, que llevó a la división de la organización y surgió el Movimiento Mazahua. Ahora nosotros trabajamos con recursos propios en la cosecha de agua, en la restauración de manantiales, letrinas secas, reforestación.

En algunas de las comunidades se tendió la red de distribución de agua, pero no tienen el recurso. No se descarta de que algún día nos movilicemos otra vez; la sequía ahora está muy crítica. Después de los dos años pasados, vinieron las lluvias de febrero y ahorita hay agua. Pero no se hace nada por recuperar los bosques, que son los que producen el líquido, y el clima ha cambiado. Tampoco se hace control de la erosión, la tierra se va a los ríos, presas y lagos. Como originarios de la región, nos interesa tener agua.

En la comunidad Casas Coloradas viven unas mil 200 familias; no hay pozos, ni existe red de agua potable, el líquido para beber se obtiene de los manantiales. Algo similar ocurre en El Espinal, que se encuentra a un lado de la presa Villa Victoria, y el comisariado ejidal, Ignacio González, dice que utilizan los escurrimientos de la presa. Lo mismo pasa en San Pedro del Rincón, en los Cedros, en Villa Victoria… Las comunidades mazahuas viven en estas condiciones.

El sistema Cutzamala dota, desde 1982, al Distrito Federal de 25 por ciento del agua que consume. Tiene siete presas, Tuxpan y El Bosque, en Michoacán; y Colorines, Ixtapan del Oro, Valle de Bravo, Villa Victoria y Chilesdo, en el estado de México.

A unos 120 kilómetros del Distrito Federal, el sistema originalmente –en la década de los 40– fue concebido para el Sistema Hidroeléctrico Miguel Alemán. Cuenta con un acueducto de 205 kilómetros, la potabilizadora Los Berros, y seis plantas de bombeo.

La Conagua debió archivar la cuarta etapa del sistema Cutzamala, prevista en Temascaltepec, cerca de la región de Tierra Caliente, Guerrero, donde se retendría el agua del río para llevarla a la presa de Valle de Bravo. Los habitantes de esta zona en diversas ocasiones han rechazado el plan.

Ahora la Conagua y el gobierno del Distrito Federal buscan otras opciones para obtener más agua, sin entender que es un problema de sostenibilidad ambiental, es un problema integral. Ahora hay agua en las presas por las lluvias de febrero, pero la sequía volverá porque todo está deforestado, no hay zonas de recarga del agua, señala Santiago Pérez, abogado que asesora a las comunidades.