Perdida, la lucha militar antinarco: Eugenio Clariond

Posted on 26 maggio 2010

0


 

Necesitamos ser mucho más inteligentes y mejorar las estrategias, sostiene

Los grupos criminales están mejor equipados que los soldados, asegura

Foto

Eugenio Clariond Reyes Retana en el foro Retos económicos de México en su bicentenario, organizado por ProMéxico y el Council of the Americas/American SocietyFoto Carlos Cisneros

Roberto González Amador

Periódico La Jornada
Miércoles 26 de mayo de 2010, p. 2

La estrategia gubernamental de combatir a los traficantes de drogas con el Ejército, por supuesto que es una guerra perdida: nunca la vamos a ganar, aseguró ayer Eugenio Clariond Reyes Retana, uno de los empresarios más influyentes del país.

Conozco empresarios que no han invertido en México debido a que no se sienten seguros porque no hay estado de derecho, sostuvo el prominente miembro del Grupo Monterrey, ex presidente del conglomerado Industrias Monterrey SA y presidente del consejo empresarial México-Estados Unidos.

Por supuesto que la seguridad y el imperio de la ley es un tema sumamente sensible, apuntó Clariond, flanqueado por el embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, y el ex embajador John Dimitri Negroponte, en un foro organizado por la agencia oficial de promoción de inversiones ProMéxico y el Council of the Americas/American Society.

Desafortunadamente esta guerra ha sido declarada entre el Ejército, con malos salarios, mal equipados y mal capacitados, (que) tiene que luchar contra grupos de narcotraficantes que tienen el equipo más moderno y apoyo de la policía, que es una policía corrupta, consideró el empresario, director de Navistar International Corp, empresa productora de transporte civil y militar, según un perfil de Forbes.

Redondeó: por supuesto, esta es una guerra perdida, nunca la vamos a ganar; necesitamos ser muchísimo más inteligentes, necesitamos muchísimas más estrategias, grupos de elite que estén bien pagados, que luchen contra la violencia social. Esta es otra parte muy importante, la violencia social, las drogas van a seguir fluyendo si Estados Unidos sigue gastando tanto dinero en la adquisición de droga.

El empresario también opinó sobre los temas energético y tributario. Necesitamos en forma apremiante una reforma en cuestiones de energía, dijo. Según Clariond Reyes Retana, la decisión del gobierno, el año pasado, de liquidar Luz y Fuerza del Centro, la empresa que abastecía el centro del país, fue un paso muy positivo, pero definitivamente necesitamos electricidad que no nos haga recordar toda la historia anterior o las cuestiones teóricas soberanas de este país.

Sobre el mismo tema energético, cuestionó la forma en que está organizada la industria, en particular la de derivados del petróleo. México, sostuvo, debería tener una industria petroquímica enorme. Pero ello no ocurre porque seguimos dependiendo de Petróleos Mexicanos en el suministro de materia prima.

Siempre se habla de cómo manejar el monopolio, de cómo mejorar la competencia, pero siempre estamos hablando del sector privado y no del monopolio gubernamental, que es peor. Nunca he visto una empresa extranjera que deje el país porque únicamente hay dos cadenas televisoras y hay muchísimas empresas que han dejado México porque no pueden comprar materia prima petroquímica y no pueden ser competitivas en energía, señaló.

Acerca del sistema tributario, manifestó que se requiere simplificar la legislación impositiva, que es sumamente sofisticada. Cuestionó que hace dos años fue creado un sistema paralelo al impuesto sobre la renta (ISR) –el llamado impuesto empresarial a tasa única (IETU)– que, dijo, supuestamente iba a ser temporal y sustituiría al ISR.

Sin embargo, agregó, se han mantenido los dos impuestos, el ISR y el IETU, más todos los demás. Consideró que se trata de decisiones que provocan que el sistema fiscal en México sea sumamente oneroso; muy difícil para aquellos que pagan impuestos, aunque muy sencillo para quienes no pagan.

En el mismo foro, el embajador Pascual comentó que los gobiernos de Estados Unidos y México avanzarán en la creación de puertos seguros internos, que permitirán movilizar mercancías de un país a otro de manera más expedita.

Puso como ejemplo el que estaría ubicado en Guanajuato, en el centro del país, donde se realizaría la revisión de seguridad antes del traslado de productos hacia Nuevo Laredo, en la frontera entre ambas naciones.