Exhuman restos de héroes insurgentes con honores

Posted on 31 maggio 2010

0


 

Serán exhibidos en Palacio durante un año a partir de agosto, afirman; además se les practicarán estudios para conocer más sobre su vida

Trasladan restos de Héroes de la Patria
Especialistas del INAH evaluarán su estado y elaborarán un registro preciso para prever su conservación y prepararlos para su correcta exhibición

Multimedia

Lunes 31 de mayo de 2010 Horacio Jiménez | El Universalhoracio.jimenez@eluniversal.com.mx
1 comentarios

Los restos de 12 caudillos insurgentes de la lucha de Independencia de 1810 ayer fueron exhumados con los máximos honores militares del Mausoleo de la columna del Ángel de la Independencia, en la ciudad de México, para ser trasladados al Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec.

El gobierno federal, a cargo del presidente Felipe Calderón Hinojosa, ordenó la extracción de los restos de los Héroes de la Patria Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Juan Aldama, José María Morelos y Pavón, Mariano Matamoros, Mariano Jiménez, Francisco Javier Mina, Vicente Guerrero, Leona Vicario, Andrés Quintana Roo, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria para identificar plenamente la identidad de algunos de ellos, evaluar su estado, realizar un registro preciso de las piezas y prever lo necesario para su conservación.

Además, de acuerdo con la Presidencia, a los restos se les practicarán estudios para conocer más de la vida de los héroes, como “las enfermedades que padecían, su complexión física, así como las circunstancias en que ocurrieron los decesos de los héroes”.

Para esto, en el Castillo de Chapultepec se habilitó un laboratorio donde especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) les aplicarán las pruebas y posteriormente serán trasladadas con honores militares al Palacio Nacional donde serán exhibidas en la exposición México 200 años, La Patria en Construcción, que estará abierta durante un año a partir de agosto.

Los restos de los héroes fueron medidos e inventariados parcialmente en diversos estudios antropológicos entre 1893 y 1895, y después entre 1911 y 1912; desde entonces no se había realizado ningún tipo de evaluación.

Concluida la exposición, los restos de los Héroes de la Patria serán devueltos al Mausoleo de la Columna de la Independencia, fecha que coincidirá con el 200 aniversario luctuoso del Padre de la Patria, Miguel Hidalgo y Costilla.

Claveles blancos a su paso

Después de estar en el Mausoleo de la columna Ángel de la Independencia desde 1925, los restos de estos próceres fueron retirados y exhibidos ante el presidente Felipe Calderón y todo su gabinete, en el marco de las conmemoraciones del Bicentenario del inicio de la Independencia Nacional y el Centenario del comienzo de la Revolución Mexicana.

En la jornada cívica, donde participaron más de 2 mil 600 militares, y ante los acordes de la banda de guerra del Colegio Militar, los cadetes militares fueron sacando una a una las nueve urnas donde descansan los restos de los héroes de la Independencia, quienes los colocaron en nueve pedestales color gris al pie del Ángel de la Independencia.

Ahí, recibieron el saludo del jefe supremo de las Fuerzas Armadas, el presidente Felipe Calderón, quien acompañado por los representantes de los poderes de la Unión, montó una guardia de honor para los caudillos.

Posteriormente, las nueve urnas fueron depositadas en cinco vehículos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con distintivos patrios y arreglos florales en los costados.

Finalmente, tras los mensajes de Felipe Calderón y de Guillermo Ortiz Mayagoitia, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), los restos de los héroes fueron colocados en vehículos militares descubiertos que eran flanqueadas por cadetes del Colegio Militar que montaban corceles negros.

El cortejo fúnebre recorrió Paseo de la Reforma, desde la columna del Ángel hasta el cruce con calzada Mahatma Gandhi para ingresar al Bosque de Chapultepec hacia el Museo Nacional de Historia; a su paso, los asistentes les arrojaron claveles color blanco.

Ahí también fueron recibidos con honores militares y se llevaron al interior del Castillo de Chapultepec.