Exige a Calderón asumir su responsabilidad en el caso ABC

Posted on 3 giugno 2010

0


No murieron animalitos, reprocha el padre de una menor

 

Abraham Fraijo acude a Los Pinos a entregar una carta al Presidente

Foto

Abraham Fraijo, padre de una de las menores fallecidas en la guardería ABC, llega a Los Pinos para entregar una carta al titular del EjecutivoFoto Luis Humberto González

Ciro Pérez Silva

Periódico La Jornada
Jueves 3 de junio de 2010, p. 39

A casi un año del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, el gobierno de Felipe Calderón no acaba de entender que el 5 de junio de 2009 no murieron animalitos, que no fue un accidente, que murieron 49 niños y todos eran mexicanos. Y que lo mínimo que él (Calderón) debió hacer es ir a Hermosillo, por lo menos por conveniencia política, no importa, pero que fuera a escucharnos, expresó Abraham Fraijo Razcón, padre de Emilia Fraijo Navarro, fallecida aquel día.

Ayer por la tarde Fraijo fue entrevistado por una docena de periodistas en las inmediaciones de la residencia oficial de Los Pinos, donde Calderón sostenía un encuentro privado con un grupo de padres de los 49 menores que perdieron la vida y de los 80 más que resultaron lesionados. “Vengo –dijo– a entregarle una carta al Presidente, para que la lea y firme de recibido”.

En el texto pide lo mismo que hace casi un año: que fije hora y día para que celebre una reunión pública con todos y cada uno de los padres y madres de los menores fallecidos y lesionados por el incendio. Para que conozca de viva voz sus peticiones de justicia y asuma explícitamente la responsabilidad que le corresponde, toda vez que el siniestro se produjo en una estancia infantil ilegalmente subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Es una lástima que todo lo que se ha hecho es por empuje de los papás. No ha habido una iniciativa del gobierno; son fregaderas, dijo al salir de la Los Pinos por la calle de Alencastre, luego de entregar una carta que Calderón no leyó entonces, ni firmó.

El texto lo recibió Jimena Candano, de Atención Ciudadana, que me dijo como en broma que parecía que con esto buscaba un linchamiento público. Yo le dije que no busco un linchamiento, busco justicia. Yo no soy un asesino: los asesinos están en ese gobierno (de Sonora); yo no he matado a nadie.

Luego de entregar el texto fue invitado por la funcionaria a participar de la reunión ya iniciada, a lo que se negó. Fraijo dijo que algunos de los padres que asistieron recibieron invitaciones personales vía correo electrónico o por teléfono.

Yo no recibí una invitación explícita para venir hoy (ayer). Pertenezco al Movimiento 5 de Junio, que agrupa a unos 30 papás. Nosotros tomamos el acuerdo de no venir hasta que el Presidente convoque a una reunión pública en Hermosillo y escuche a todos. No queremos encuentros a puerta cerrada.

En la carta de siete párrafos, Abraham Fraijo pide además a Calderón que ordene al procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez, que ante el juez primero de distrito en el estado de Sonora, quien conoce las causas penales del orden federal instruidas en contra de los responsables de la estancia infantil, realice los siguientes actos:

Que aporte las pruebas para acreditar que los homicidios de 49 niños y niñas, entre ellos mi hija, así como las lesiones de distinta gravedad que sufrieron 80 niños y niñas, fueron de naturaleza dolosa, por lo que deberá solicitar la imposición de las penas respectivas.

Que atendiendo a los resultados de la investigación practicada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, amplíe el ejercicio de la acción penal en contra de Santiago Levy y Juan Molinar Horcasitas, ex directores del IMSS, así como del actual titular, Daniel Karam, y del ex gobernador Eduardo Bours, por su presunta responsabilidad en actos que derivaron en el incendio.

Finalmente, que instruya al secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, para que inicie el procedimiento administrativo respectivo a los funcionarios que tienen responsabilidad, por acción u omisión, en la muerte de 49 menores y las lesiones de 80 más.

La reunión privada que sostuvo el Presidente con uno de los tres grupos de padres de familia que se conformaron luego de la tragedia se inició a las cinco de la tarde y terminó cuatro horas y media después. Quienes asistieron fueron conducidos por personal de la Presidencia de la República hacia la salida del Bosque de Chapultepec, por lo que no pudieron ser abordados por los reporteros para conocer los detalles de este prolongado encuentro.

Advertisements