Eliminación gradual del impuesto vehicular

Posted on 25 giugno 2010

0


 

A sólo diez días de los comicios, Calderón anuncia la agonía del gravamen

Hace más de cuatro años el mandatario hizo esa promesa de campaña

Foto

El presidente Felipe Calderón Hinojosa, durante el anuncio sobre la desaparición gradual de la tenencia de automóviles, la mañana de ayer en la residencia oficial de Los PinosFoto José Antonio López

Claudia Herrera Beltrán

Periódico La Jornada
Viernes 25 de junio de 2010, p. 2

Diez días antes de las elecciones en 14 entidades, el presidente Felipe Calderón anunció la eliminación gradual del pago de la tenencia, primero en la compra de vehículos nuevos que no cuesten más de 250 mil pesos, con miras a desaparecerlo por completo a partir del primero de enero de 2012, en cumplimiento a una disposición del Poder Legislativo.

Con el argumento de que pretende impulsar a la decaída industria automotriz, el titular del Ejecutivo anunció ayer un paquete de medidas que incluyen la deducción del pago de la tenencia cuando se adquieran automóviles nuevos, así como un programa de garantías para detonar créditos por un monto de 2 mil 500 millones de pesos.

Con retraso de cuatro años, Calderón cumplió parcialmente la promesa que hizo como candidato presidencial del PAN. El 4 de abril de 2006 ofreció en un desayuno con simpatizantes de su partido que, como presidente, propondría la derogación de la tenencia, porque no estoy de acuerdo con su pago.

Invitados ayer a Los Pinos al mensaje presidencial, los industriales del sector automotriz aplaudieron el valiente estímulo y rechazaron que tenga tintes electorales. Nosotros no tenemos el tema electoral en nuestro radar, sino un mercado interno deprimido al que le urgen medidas, afirmó Eduardo Javier Solís Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Flanqueado por los secretarios de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, y de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, el Presidente había suscrito el documento y detalló que en el caso de las personas físicas, el gobierno federal pagará la tenencia para automóviles nuevos hasta por un valor de 250 mil pesos.

Sólo que las distribuidoras realizarán primero el pago y posteriormente, en sus declaraciones de impuestos mensuales y anuales, podrán acreditarlo por medio del impuesto sobre la renta (ISR).

También dejó en claro que las entidades federativas no resultarán afectadas, ya que en todos los casos recibirán la totalidad del impuesto correspondiente y el estímulo se aplicará con independencia de si su contribución es local o federal.

La medida estará vigente a partir de su publicación y hasta el 31 de diciembre de 2011, que es cuando quedará derogado definitivamente el impuesto federal de la tenencia por el uso de automóviles, como lo dispuso el Congreso de la Unión el 21 de diciembre de 2007.

El mandatario destacó que esto fue resultado del debate legislativo y del diálogo respetuoso con los gobernadores; sin embargo, cabe señalar que en 2009 secretarios de Finanzas de varias entidades expresaron que debía mantenerse el impuesto, porque de lo contrario perderían ingresos por 12 mil millones de pesos.

De hecho, el propio Ejecutivo recordó que el decreto que abroga la ley sobre la tenencia, vigente desde 1980, establece que antes de 2011 las entidades podrán fijar impuestos locales sobre tenencia o uso de vehículos, en cuyo caso se suspendería el cobro del impuesto federal.

El decreto suscrito ayer por el Ejecutivo federal favorece también a las empresas, ya que podrán hacer deducible de impuestos el pago de la tenencia en vehículos que no superen los 250 mil pesos.

Como último punto, el gobierno implementará un programa de garantías para poner más créditos al alcance de los mexicanos a fin de que puedan estrenar un automóvil.

Para ello, subastará el próximo semestre garantías a través de Nacional Financiera (Nafin) y las adjudicará directamente a las entidades financieras de fabricantes de automóviles y a los bancos, con la meta de incrementar 12 por ciento el número de créditos en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Al defender esta medida, el michoacano aseguró que permitirá impulsar al sector automotriz y de autopartes, que representa 20 por ciento del producto interno bruto del país (PIB), cuyas ventas cayeron 26 por ciento en 2009 a causa de la crisis.

Tras el mensaje, Luis Gómez, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), explicó que esperan aumentar sus ventas en 100 mil unidades para alcanzar una cifra de 900 mil este año.

Rechazó que el estímulo beneficie a algún partido político, ya que este anuncio es totalmente neutral y beneficia a la industria automotriz cuando hay conciencia de que no podemos dejar que nuestro mercado interno caiga.

Annunci