La historia se repite

Posted on 28 giugno 2010

0


     

    De nuevo Argentina puso fin al sueño de vivir un quinto partido en un Mundial de futbol, al derrotar 3-1 a la escuadra mexicana en Johannesburgo. Carlos Tévez anotó a los minutos 26 y 52, el primero en evidente fuera de lugar, y Gonzalo Higuaín aprovechó un regalito de Ricardo Osorio. Javier Chicharito Hernández descontó a los 71. Javier Aguirre dijo que la peor falla del Tri en Sudáfrica 2010 fue no haber mantenido 90 minutos el mismo juego. Afirmó que en el encuentro de ayer se mostró la incapacidad para sobreponernos al error ajeno. Alemania se clasificó a cuartos de final al apabullar 4-1 a Inglaterra, en duelo en el que el silbante no concedió un gol legítimo al equipo de la rosa Foto Reuters

    image

    Falla arbitral abre la puerta a la victoria de los sudamericanos

    Argentina frustra el quinto partido del Tri

    Error de Osorio, golazo de Tévez y genialidad del Chicharito sellan el paso de México en Sudáfrica

    Aguirre sorprende al alinear al Bofo

    Foto

    Márquez, Dos Santos y Salcido reclaman al árbitro asistente italiano Stefano AyroldiFoto Reuters

    Foto

    Ricardo Osorio (5) y Giovani (17) piden el fuera de lugar de Carlos Tévez (11) en el primer gol argentinoFoto Ap

    Agencias

    Periódico La Jornada
    Lunes 28 de junio de 2010, p. 2

    Johannesburgo, 27 de junio. Otra vez el Tri regresa a casa sin ver cristalizado el sueño de vivir el quinto partido en un Mundial fuera del país. De nuevo Argentina se encargó de descarrilarlo, ahora con rotundo 3-1, en una jornada donde el arbitraje se empeñó en tender un velo oscuro sobre su labor al validar un tanto albiceleste en posición adelantada.

    El equipo de Diego Armando Maradona y Lionel Messi está en cuartos de final, etapa en la cual enfrentará a Alemania, tras el doblete de Carlos Tévez, a los minutos 26 y 52, mientras Gonzalo Higuaín redondeó al minuto 33, en el que fue su cuarto gol del certamen. Javier Chicharito Hernández descontó al 71.

    El técnico Javier Aguirre sorprendió al alinear entre los titulares a los delanteros Javier Hernández y Adolfo Bautista; el primero reclamado por la afición, el segundo desencanchado, sin siquiera hasta ese momento un minuto en el Mundial, más un volante con llegada y pegada, Andrés Guardado.

    Ante unos 84 mil espectadores en el estadio Soccer City, México arrancó sin complejos y cuando comenzaba a sentirse cómodo y dueño del balón, luego de que Carlos Salcido había estremecido el travesaño con un cañonazo de media distancia y enseguida Andrés Guardado hizo un disparo que pasó muy cerca de la portería albiceleste, llegó el craso error arbitral.

    El central italiano Roberto Rosetti se convirtió en cómplice después que Lionel Messi probó los reflejos de Óscar Pérez, el impredecible Jabulani se le escapó al portero y el ariete argentino lo cuchareó para dar pase medido a Tévez, ubicado en posición adelantada, quien con la cabeza le dio dirección al esférico que acabó en el fondo de las mallas para el 1-0 en favor de Argentina.

    Rosetti, todavía con dudas, corrió hacia su juez de línea ante los airados reclamos de los jugadores mexicanos, pero tras deliberar decidió validar la anotación que puso en ventaja a la albiceleste, todo ello ante el enojo descomunal en la banca tricolor y el festejo de Maradona.

    Comenzó el descontrol de los jugadores mexicanos, el silbante le llamó la atención verbalmente a un descompuesto Gerardo Torrado, mientras Rafael Márquez también perdió los estribos y recibió el cartón amarillo al minuto 27.

    Para México llegó la catástrofe al minuto 33. Un inseguro Ricardo Osorio cometió un error garrafal en la salida y perdió el balón frente al avispado Gonzalo Higuaín, quien descolgó a velocidad, dejó atrás al desconcertado Osorio y al Conejo Pérez para definir de zurda, casi a bocajarro, e impuso el 2-0.

    La respuesta sólo podía venir del inspirado Salcido, el de mejor desempeño en el campo, que obligó a gran lance del portero Sergio Romero para desviar hacia la izquierda. Al minuto 41, Higuaín recibió un centro desde la derecha de Otamendi, pero su cabezazo se fue a un lado y el Tri alargó la agonía.

    En la recta final del primer periodo, México realizó vanos y aislados esfuerzos por acortar distancia: primero un disparo de Rafael Márquez, luego Salcido centró al corazón del área, pero el Chicharito Hernández no llegó a la cita con el balón porque Romero controló.

    Rumbo al vestidor hubo un conato de bronca, cuando Cuauhtémoc Blanco se hizo de palabras con gente de la banca albiceleste, Efraín Juárez fue uno de los que se enganchó, pero el asunto no pasó de algunos empellones.

    Para el segundo tiempo, Javier Aguirre ingresó a Pablo Barrera en lugar de un insostenible Adolfo Bautista, quien no hizo nada trascendente. Barrera pasó lista de presente con un tiro cercano, pero los renovados ánimos del Tri vinieron a menos con el tercer tanto de los dirigidos por Diego Armando.

    Tévez sacó un formidable cañonazo desde fuera del área que se incrustó cerca del ángulo superior izquierdo. El vuelo del Conejo Pérez fue inútil y de nuevo México debió bregar a contracorriente para sacudirse la pesada losa.

    Guardado hizo un buen disparo, pero no tuvo tiempo de más, fue sacrificado por Aguirre, quien no quiso dejar sin actividad a su predilecto Guillermo Franco. Salcido continuó siendo el jugador tricolor más incisivo: realizó un gran tiro de media distancia que pasó cerca del poste derecho; luego, Barrera centró desde la izquierda y el Chicharito remató con la cabeza a un lado.

    Al minuto 69 México dio señales de vida con un buen arribo ante el desorden de la zaga albiceleste, donde Nicolás Burdisso se vistió de héroe al despejar el esférico justo antes de cruzar la línea de meta, ante disparo de Barrera.

    Enseguida cayó el único tanto tricolor. El Chicharito recibió pase de Gerardo Torrado, avanzó por el costado izquierdo, aplicó una media vuelta y sacó un riflazo incontenible para el guardameta Romero. México ganó confianza, recuperó cierto ánimo, pero se ahogó en la intrascendencia con avances trompicados, mientras el Pelusa consiguió enfriar los embates al realizar algunos cambios, apuntalar su defensa y el tiempo transcurrió sin más.